¿Afecta la luz azul al sueño? – Blog de luzdeco.es

Es un hecho aceptado desde hace tiempo que la producción de la hormona responsable de la somnolencia, la melatonina, puede ser suprimida por la luz. La glándula pineal utiliza la presencia de luz para determinar cuándo liberar y suprimir la hormona, ajustando nuestro «reloj interno» a un ciclo de vigilia y sueño, también conocido como ritmo circadiano. No es de extrañar que la gran cantidad de luz artificial con la que nos encontramos en el mundo moderno pueda tener un efecto negativo en este ciclo al suprimir la producción de melatonina incluso por la noche. Sin embargo, estudios recientes sugieren que no sólo la cantidad de luz, sino también el color de la luz que encontramos puede afectar a nuestros ciclos de sueño. Un estudio realizado en 2005 por investigadores de la Universidad de Kyushu (Japón) sugiere que la exposición a una luz de alta temperatura de color inmediatamente antes de acostarse reduce la duración de la fase 4 del sueño. En el estudio, los investigadores expusieron a diferentes sujetos a fuentes de luz de 3000K, 5000K y 6700K durante 6 horas antes de irse a dormir. Los investigadores controlaron los patrones de sueño de los sujetos y llegaron a esta conclusión:

Otros estudios realizados por la Universidad de Basilea (Suiza) y la Universidad de Connecticut obtuvieron resultados similares.

Aunque estas conclusiones aún no son un hecho científico aceptado, cabe destacar que los fabricantes ya han empezado a crear productos con estas ideas en mente. Philips, por ejemplo, produce toda una línea de «luces despertadoras» que utilizan el aumento de la intensidad de la luz y la temperatura del color para despertarnos del sueño, un método que se comercializa como una alternativa más natural a los despertadores. El programa informático y la aplicación para teléfonos inteligentes f.lux reducen la temperatura del color de las pantallas para que la lectura nocturna sea menos molesta. Por otro lado, las empresas llevan mucho tiempo utilizando la iluminación de «espectro completo» en las oficinas para aumentar el estado de alerta y la productividad, asumiendo que si la iluminación de alta temperatura de color desalienta el sueño, también debe fomentar la vigilia.

Mientras la comunidad científica resuelve todo esto, ¿qué puede hacer usted ahora para mejorar su sueño? Empiece por lo que sabemos: La luz brillante de cualquier temperatura de color suprime la producción de melatonina, así que limite el uso de la luz artificial en las horas previas al sueño. Esto es fácil de hacer con reguladores de intensidad, bombillas de tres vías e incluso bombillas de baja potencia. En segundo lugar, realice su propio estudio: Si actualmente utilizas bombillas de alta temperatura de color y tienes dificultades para dormir, cámbialas por bombillas de color blanco suave o blanco cálido y comprueba si notas la diferencia.

Si pruebas estas ideas, tenemos curiosidad por conocer los resultados. ¿Tiene la temperatura del color algún efecto sobre tu sueño? Háznoslo saber en los comentarios o escríbenos en Facebook, Twitter o Google+.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *