Qué es y por qué es importante – Blog de luzdeco.es

Una de las mayores innovaciones en el área de la ciencia fotónica, que es la que estudia los diferentes aspectos y propiedades de la luz, es el Li-Fi (fidelidad de la luz). El Li-Fi abre el camino a la posibilidad de transferir datos a través de leds, como los que se encuentran en las bombillas actuales. Aunque la mayoría de la gente piensa que una bombilla LED conectada es sólo una que se puede encender y apagar mediante una aplicación en el teléfono, la investigación que se está llevando a cabo significa que se podrían utilizar las bombillas de la casa o la oficina (junto con algún hardware adicional) para un acceso superrápido a la web. Similar al Wi-Fi (fidelidad inalámbrica) que la mayoría de la gente conoce, el Li-Fi es una tecnología de red que permite la transmisión y recepción de datos. En lugar de utilizar ondas de radio, el Li-Fi utiliza la luz. Esta es una distinción importante porque las ondas de radio sufren interferencias. De hecho, hubo un tiempo en el que si tenías un teléfono inalámbrico de 2,4Ghz podías interrumpir tu internet doméstico si utilizabas un router o un punto de acceso que también usaba una señal de 2,4GHz. A medida que más radios se abren paso en nuestros hogares con la emergencia de termostatos inteligentes, alarmas de humo y otros dispositivos conectados, la reducción de cualquier posible señal cruzada con ellos ayuda a garantizar que las velocidades sean óptimas mientras se accede a la web o se descargan archivos.

El Li-Fi también está llamando la atención por las posibles velocidades que puede proporcionar. Mientras que Google tiene a gente de todo Estados Unidos clamando por un servicio de Internet de un gigabit (1 Gbps), el Li-Fi tiene el potencial de alcanzar velocidades de 3 terabits por segundo (Tbps). Es posible que nunca se vean tasas de transferencia tan altas, pero ese máximo es muy superior al de la Wi-Fi, que alcanza un máximo de 7 Gbps.

Los investigadores están trabajando para ver lo rápido que pueden conseguir que el Li-Fi vaya y los resultados han sido bastante sorprendentes. Se ha informado de que Sisoft, una empresa mexicana, ha alcanzado velocidades de 10 Gbps. Luego, en febrero de 2015, los investigadores de Oxford fueron capaces de transmitir datos a una velocidad de 224 Gbps utilizando la luz.

Toda esta velocidad no estará disponible en nada que se pueda comprar en una tienda en un futuro próximo. Hay muchos obstáculos entre este descubrimiento y su viabilidad comercial. El primer obstáculo es que, aunque se consiga que la luz transfiera datos con la rapidez que los investigadores han logrado en el laboratorio, se necesita una forma de tomar esa información y hacer algo con ella. Esto significa que se necesitaría un equipo adicional para facilitar la transferencia de datos. Además, el Li-Fi requiere una línea de visión, por lo que, a diferencia del Wi-Fi, que permite tener el router en el dormitorio y consultar el correo electrónico en el iPad en la planta baja, hay que permanecer en la habitación con el equipo para disfrutar de la velocidad. Incluso si todo este hardware fuera gratuito (que seguramente no lo será), también hay que tener en cuenta lo mucho que importa que tu equipo sólo pueda procesar información hasta una determinada velocidad. Hay límites en cuanto a la cantidad de datos que puede procesar un procesador, la rapidez con la que la memoria puede mover los datos dentro y fuera y la velocidad con la que se puede almacenar o acceder a ellos mediante un disco duro o una tarjeta de almacenamiento. Me recuerda a cuando la gente empezó a tener módems de cable utilizando viejos ordenadores Pentium II preguntándose por qué AOL seguía sin cargarse más rápido.

Aunque el Li-Fi está lejos de ser perfeccionado, alguna versión del mismo podría hacer que la iluminación LED sea similar a la que existe actualmente en el mercado. Cuando lo haga, será increíble, pero hasta entonces todos tendremos que conformarnos con usar el Wi-Fi en casa y conseguir un acceso rápido a la web usando 4G LTE en nuestros teléfonos y tabletas. Estamos en una época apasionante en la que la iluminación puede contribuir al avance de la tecnología de una forma más significativa que el teléfono móvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.