¿Qué es mejor, las bombillas LED o las fluorescentes T8? – Blog de luzdeco.es

En los últimos años, hemos asistido a la retirada progresiva de las bombillas incandescentes y fluorescentes ineficientes. También hemos visto cómo las empresas lanzaban bombillas y lámparas más nuevas y eficientes, como las T8 de LED. En general, la industria de la iluminación y la propia civilización están avanzando para que la iluminación sea lo más eficiente posible desde el punto de vista energético. Un verdadero aumento de la eficiencia, significa disminuir las pérdidas de energía sin sacrificar los niveles actuales de brillo y utilidad de la iluminación. Al fin y al cabo, si sólo se tratara de utilizar menos energía, podríamos atenuar todas nuestras luces para conseguir el mismo efecto. El progreso significa que los lúmenes, el color y la utilidad aumentan o se mantienen en su nivel actual a medida que disminuyen los costes de energía y producción. Entonces, ¿cómo se comportan las bombillas T8 con el actual avance? ¿Son las T8 LED realmente mejores que el uso de sus actuales lámparas fluorescentes?

Los tubos fluorescentes han tenido una historia muy larga con muchos avances en su diseño, producción y eficiencia. En este momento, sólo están ligeramente por detrás de las luces LED en cuanto a eficiencia y vida útil, pero, salvo algún gran avance tecnológico, hay poco que podamos hacer para mejorar realmente los fluorescentes sin desarrollar una nueva tecnología. Los tubos fluorescentes tienen ahora valores de lumen y CRI mucho más altos que las lámparas anteriores. También duran más, consumen menos energía y han mejorado los tiempos de encendido gracias a la mejora de los balastos eléctricos. E incluso con todas estas mejoras, los fluorescentes T8 siguen siendo baratos por bombilla (los propios balastos pueden ser bastante caros).

Sin embargo, algunos de los puntos fuertes de los fluorescentes vienen acompañados de desventajas. Los nuevos balastos duran más y ayudan a mejorar la vida de las lámparas, pero mientras que las bombillas son baratas, un buen balasto es costoso. Ese mismo balasto introduce un punto de fallo adicional, ya que acabará desgastándose. Por muy eficiente que sea un fluorescente, el parpadeo y el tiempo de calentamiento siguen siendo características de las bombillas fluorescentes. Ambos problemas se agravan con las bajas temperaturas. Y, aunque contienen menos mercurio que una lata de atún, las lámparas fluorescentes contienen mercurio y requieren una eliminación cuidadosa.

Mientras tanto, las T8 LED tienen menos puntos de fallo porque son autoalimentadas y pueden conectarse directamente a la tensión de línea de un edificio. Hay que decir que las T8 LED de conexión directa deben ser instaladas siempre por un electricista autorizado. Aun así, son fáciles de instalar, ya que las nuevas bombillas están diseñadas para funcionar con los balastos T8 existentes para que el usuario final pueda instalarlos sin necesidad de un electricista autorizado. Por desgracia, cada bombilla individual es mucho más cara que un tubo fluorescente. Así que, si los fluorescentes ya son eficientes y duraderos, ¿qué beneficio aportaría un LED T8?

En primer lugar, los LED T8 no son tan frágiles. La mayoría de los T8 LED están hechos de plástico en lugar de vidrio, sin filamentos diminutos ni pinturas de fósforo internas que puedan romperse o erosionarse. También encontrará que, salvo raras excepciones (normalmente causadas por reguladores incompatibles), los LED no parpadean cuando se encienden o mientras se utilizan. Una vez que la luz está activa, lo está a pleno rendimiento, sin necesidad de un periodo de calentamiento. Los LEDs funcionan bajo un mayor rango de temperaturas en comparación con los fluorescentes, y no se ven afectados negativamente por el frío. Los tubos de luz LED estándar también son seguros para las zonas sensibles a los rayos UV porque, como la mayoría de las bombillas LED, no emiten una cantidad apreciable de rayos UV.

Es cierto que la diferencia de eficiencia y longevidad entre los fluorescentes de alta eficiencia y los T8 LED es marginal, pero hay una diferencia. Aunque los LED son más eficientes y duraderos, pueden ser caros. En general, es mejor utilizar fluorescentes cuando se necesita instalar muchas luces en una zona templada, y LED T8 cuando se necesitan menos luces, se ilumina un entorno más frío (donde las luces fluorescentes pueden ser problemáticas) o para habitaciones con mucho color. También es posible que desee utilizar las T8 LED si es una de las pocas personas sensibles al parpadeo de alta frecuencia de una luz fluorescente.

¿Ya has utilizado las nuevas LED T8? Nos encantaría conocer tu opinión sobre ellas. ¿Funcionan mejor que los fluorescentes tradicionales? Cuéntanos lo que te ha parecido, o haznos alguna pregunta extra que no hayamos cubierto en el artículo dejando un comentario a continuación. También estamos abiertos a preguntas a través de Facebook, Twitter, Google Plus, LinkedIn, Pinterest o Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *