La corriente de los LEDs – Blog de luzdeco.es

A veces, las bombillas LED brillan débilmente cuando la corriente está apagada, a veces son más brillantes de lo indicado y a veces no son tan brillantes como creemos que deberían ser. Es un problema de corriente, es decir, el flujo de electricidad es la causa de estos problemas. La corriente eléctrica (la velocidad a la que fluye la electricidad en un circuito) controla la cantidad de vatios que utiliza el LED y la luminosidad, o actividad, de ese chip LED. Los cambios en esta corriente eléctrica, por encima o por debajo de la corriente de conducción óptima, pueden conducir a la sub-conducción o sobre-conducción del LED. Estos cambios pueden disminuir la eficiencia y la vida útil, pero ¿cómo y por qué? Los LEDs sobrealimentados o infraalimentados son controlados por los drivers asociados a ellos. Por ello, este problema suele darse en las lámparas LED de bajo voltaje (12 ó 24 voltios). El driver regula la corriente o la tensión que se suministra a los LEDs. El uso de un driver incorrecto puede suministrar demasiada corriente o muy poca, lo que lleva a uno de estos dos estados de conducción. Un LED con poca corriente

Cuando la corriente que fluye a través de su LED es demasiado baja, entra en un estado conocido como sub-conducción, en el que la potencia disponible es inferior a la óptima para la bombilla. Esto puede ocurrir cuando se colocan demasiadas bombillas en un mismo circuito, por lo que la tensión permanece constante mientras la cantidad de corriente disminuye para mantener el suministro a todas las bombillas del circuito. Los LEDs con poca corriente son más débiles de lo normal, lo que significa una menor producción de calor que mejora la vida útil a costa de la luminosidad. No es el mejor equilibrio, pero a veces la mejora de la vida útil merece la pena si no se necesita una iluminación completa.

Los LEDs que no se encienden cuando se atenúa la potencia o que brillan cuando está apagada no están siendo subalimentados. Muchos transformadores tienen un límite inferior para una carga de potencia requerida (una cantidad mínima de vatios necesarios para el funcionamiento), y tener un solo LED en un circuito será una caída de tensión demasiado pequeña para cumplir con esta carga mínima, lo que impide que el conductor o el transformador se active. El suave resplandor que puede ver cuando la energía está «apagada» suele ser culpa de un interruptor de atenuación, no de un sub-conductor. Los atenuadores no siempre cortan el voltaje completamente; simplemente reducen la corriente hasta que no hay suficiente energía fluyendo para encender la bombilla. Desafortunadamente, algunos reguladores «sangran» o «pierden» corriente en cantidades lo suficientemente altas como para accionar un LED, dándole un débil brillo.

Sobrealimentación

La sobrealimentación es exactamente lo contrario de la subalimentación. Al aumentar la corriente por encima del nivel óptimo, se aumenta la potencia de la bombilla. Es cierto que un LED sobrealimentado será más brillante, pero el rendimiento del aumento de la potencia disminuye cuanto más se aumenta. Por ejemplo, si la bombilla tiene una potencia nominal de 200 mA, y se alimenta el LED con 400 mA utilizando un controlador de corriente constante, no se obtendrá el doble de lúmenes. Esto se debe a que, al aumentar la potencia del chip, se pierde más energía en forma de calor dentro del circuito. A medida que aumenta el calor, aumenta la resistencia y se necesita más corriente para generar la potencia necesaria para aumentar los lúmenes. A medida que aumenta la potencia, el calor vuelve a aumentar. Este estado de aumento exponencial se conoce como «runaway» y puede conducir a un calor excesivo que quemará un circuito. Sí, es posible sobrealimentar con seguridad un circuito LED, pero como se sigue perdiendo más energía en forma de calor dentro del circuito, la eficiencia de la bombilla se reduce sustancialmente y la vida útil de la bombilla se reduce. Los fabricantes establecen los requisitos óptimos de corriente y potencia para una bombilla en los que tienen la mayor eficiencia energética para su salida de luz.

Los LED con controladores externos son de dos tipos: De tensión constante y de corriente constante. Las bombillas LED que requieren un controlador externo identificarán con qué tipo de controlador (corriente constante o tensión constante) funcionan y qué nivel de corriente o tensión se requiere para hacerlas funcionar. La sobrecarga o infracarga de sus LEDs es la razón por la que esta clasificación es importante. Utilizar un nivel incorrecto de corriente significa que no obtendrá el mejor equilibrio de luz, vida útil y eficiencia de su inversión. ¿Tienes más preguntas sobre la corriente o la electricidad? Pregúntanos en los comentarios de abajo. También puedes consultar nuestra guía sobre controladores LED para obtener más ayuda. Como siempre, puedes contactar con nosotros a través de Facebook, Twitter, Google Plus, LinkedIn, Pinterest o Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.