Guía rápida de bolardos – Blog de luzdeco.es

El término “bolardo” proviene probablemente de la palabra “bole”, que significa “poste”. Un término muy acertado, ya que un bolardo es precisamente eso, un poste. En su origen, los bolardos eran simples postes de amarre que se utilizaban para amarrar los barcos en los puertos. Un simple poste de madera se enterraba en el suelo para crear un punto de amarre. Con el paso del tiempo, se utilizaron cañones en su lugar. Los cañones viejos o inservibles se enterraban en la orilla o se atornillaban a los muelles, con la boca hacia abajo, para crear nuevos amarres. El muñón (los pequeños radios a cada lado que se utilizan como punto de apoyo) y la forma de campana del cañón hacen que el amarre no se deslice fácilmente de las cuerdas. Las formas de estos cañones dieron lugar a los actuales bolardos con forma de campana. Los bolardos modernos se utilizan para iluminar caminos, guiar el tráfico y bloquear el acceso a determinadas zonas.

Los bolardos tienen que ser resistentes y a prueba de impactos, ya que no sólo se enfrentan a la intemperie, sino también a los impactos a baja velocidad de los vehículos. Dado que se utilizan en todo tipo de aplicaciones, desde los marcadores de tráfico flexibles (los disuasores de cambio de carril en algunas carreteras) hasta las barreras de protección para evitar que los coches aparquen cerca de los edificios o entren en zonas exclusivas para peatones, tienen que estar fabricados con materiales resistentes. Los bolardos más inmóviles pueden ser un peligro por la noche, sobre todo si están pintados con un color más oscuro, por lo que un bolardo iluminado tiene sentido para proteger tanto a los conductores como a los peatones.

Los bolardos iluminados deben mantener la misma robustez, por lo que muchos utilizan una lente de borosilicato, que impide la entrada de las inclemencias del tiempo sin oscurecer la propia lámpara. Muchos de los tipos de lámparas, normalmente una lámpara HID como la de haluro metálico o la de sodio de alta presión, son extremadamente brillantes. Este brillo extremo puede provocar un exceso de deslumbramiento, por lo que se utiliza un reflector especial para dirigir la luz hacia el suelo circundante, garantizando una iluminación clara sin cegar a los automovilistas y peatones ni aumentar la contaminación lumínica de la ciudad.

Los bolardos iluminados pueden servir de alumbrado público de bajo perfil y bajo impacto. En muchos lugares, la iluminación a gran escala es innecesaria. La iluminación de caminos a nivel del suelo que ofrecen una serie de bolardos es perfecta para calles más pequeñas y caminos de parques. La iluminación de caminos y plazas requiere una fuerte infraestructura energética y supone una gran carga de energía para los sistemas eléctricos existentes. Mientras que los bolardos tradicionales se iluminaban con lámparas HID, los bolardos más recientes aprovechan los kits de luces CFL y LED. Los bolardos LED se han vuelto más populares debido a la combinación de una mayor vida útil y menores costes de energía.

Los bolardos han existido durante mucho tiempo, y seguirán siendo un instrumento eficaz de gestión de rutas. Tanto si instala bolardos pequeños como iluminación de caminos en casa, como si es un administrador de edificios que añade bolardos industriales a su edificio o a la acera, siempre deben ser instalados por un profesional. Los bolardos mal instalados pueden provocar fallos prematuros, o resultar dañados por las inclemencias del tiempo o los impactos. ¿Tiene alguna duda sobre los bolardos, su historia o incluso su instalación? Pregunte en los comentarios más abajo. Hay un número increíble de bolardos decorativos en el mundo, si ha visto alguno, no dude en compartirlo con nosotros en Facebook, Twitter, Google Plus, LinkedIn, Pinterest o Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *