¿Estoy regando demasiado mis plantas? – Blog de luzdeco.es

Mi forma de regar las plantas es similar a la de envolver los regalos de Navidad: no hay nada que sea demasiado. Cuando mi madre me enviaba a regar su jardín, cada planta parecía haber tenido su propio chaparrón. Había grandes charcos y el agua tardaba 30 minutos en empapar la tierra. Es decir, es verano en Texas; seguramente estas cosas necesitan tres galones de agua cada una, ¿verdad? No es así. De hecho, regar en exceso tus plantas puede ser tan perjudicial como regarlas poco. Entonces, ¿cómo evitar el riego excesivo de tus plantas? Te daremos algunos consejos para mantener el equilibrio perfecto de humedad.

Demasiado = Muerte segura

Aunque “muerte segura” puede parecer un poco extremo, no está muy lejos de la realidad cuando se trata de regar las plantas. ¿Qué ocurre realmente cuando tus plantas tienen demasiada agua?

  • El suelo se satura
  • El suelo saturado impide que la planta obtenga el oxígeno que tanto necesita
  • Las raíces comienzan a descomponerse, lo que también se conoce como “podredumbre de la raíz”.
  • Su planta es más susceptible a las enfermedades fúngicas

Pythium, Rhizoctonia y Phytophthora son los culpables de la podredumbre de las raíces. Aunque la podredumbre de las raíces es difícil de revertir una vez que se ha instalado, Hygrozyme, una enzima que descompone la masa de raíces viejas y estimula el crecimiento de nuevas raíces, puede ciertamente ayudar. Hygrozyme no sólo se come las raíces muertas que proporcionan proteínas a sus plantas, sino que también ayuda a prevenir enfermedades y a que las plantas absorban más nutrientes del suelo.

¿Es hora de regar?

Curiosamente, los signos del exceso de riego de sus plantas se parecen a los de la falta de agua. Cuando hay demasiada agua, las hojas se marchitan y caen, se vuelven amarillas y se caen de la planta. Entonces, ¿cómo saber si tus plantas necesitan agua? Bueno, hay algunas maneras.

La prueba del dedo

La forma más sencilla de saber si tus plantas necesitan agua es meter el dedo en la tierra de la base de la planta, hasta el segundo nudillo. Si hay tierra pegada a tu dedo, tus plantas no necesitan agua. Sin embargo, si el dedo está relativamente limpio, es hora de regar.

La prueba de la excavación

La prueba de la excavación es un poco más complicada y requiere un poco más de esfuerzo. Se trata de determinar el tiempo que tarda el agua en empapar la tierra. Antes de empezar a regar, comprueba el nivel de humedad a unos 15 o 20 centímetros por debajo de la superficie. Empieza a regar y anota el tiempo. Después de unos minutos (dependiendo del caudal), cierra el grifo y vuelve a comprobar el nivel de humedad. Si el suelo está saturado, sabrás cuánto tiempo debes regar tus plantas sin excederte.

Medidores de humedad

Si te da miedo meter los dedos en la tierra, prueba con un medidor de humedad. Estas herramientas, sencillas pero eficaces, no suelen necesitar pilas y comprueban los niveles de humedad de la tierra, eliminando las conjeturas sobre el riego.

Consejos para regar las plantas en maceta

La hierba gatera que tiene en el alféizar de su cocina también puede ser víctima del exceso de riego. A continuación te ofrecemos algunos consejos para poner en práctica con tus plantas en maceta.

  • Asegúrate de humedecer todo el cepellón cuando riegues. Esto puede ser complicado porque cuando el cepellón se seca, se separa de los bordes, y cuando se humedece, se expande. Para ello, llena de agua el espacio entre la superficie de la tierra y el borde de la maceta. Deja que el agua se absorba y repite la operación. Esto debería humedecer suficientemente el cepellón.
  • Asegúrese de que el orificio de drenaje situado en el fondo de la maceta drena correctamente. Si no es así, se producirá la saturación mencionada anteriormente. Si es necesario, amplíe los agujeros con un cuchillo.
  • Si tienes recipientes debajo de las macetas para recoger el agua, vacíalos cuando la planta haya terminado de drenar. De lo contrario, el cepellón absorberá demasiada agua del recipiente y las raíces se ahogarán.
  • ¿Olvidaste regar tu planta durante unos días? No te preocupes. No pasa nada por sumergir tus plantas en maceta en agua durante un rato. Utiliza el fregadero de la cocina o un cubo. Déjalas ahí durante una hora más o menos, sácalas y deja que el exceso de agua se escurra.

Unabuena regla general es dar a tus plantas una pulgada de agua adicional siempre que la naturaleza no se sienta demasiado generosa con la lluvia.

¿Se nos ha olvidado mencionar algún consejo para regar? Háganoslo saber en los comentarios a continuación o grite en Google Plus, Twitter, Facebook o LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *