Cómo alargar la vida de tus bombillas – Blog de luzdeco.es

La tercera y última parte de una serie sobre las horas de vida y cómo puede utilizar esta especificación para informar su compra y maximizar la vida de sus bombillas. – –

Si usted es un nerd de la iluminación como la mayoría de nosotros en luzdeco.es, es probable que haya oído hablar de la bombilla Centennial de 110 años de edad en Livermore, California. Si (más probablemente) no eres un nerd de la iluminación, aquí está el breve resumen: La Bombilla del Centenario se instaló en un parque de bomberos hace más de 110 años y todavía no se ha quemado. No se sabe exactamente cómo ha durado tanto, pero hay algunas buenas pistas: Uno, sólo se ha movido en contadas ocasiones; dos, sólo se ha apagado un puñado de veces, y tres, funciona a muy baja potencia.

Los dos artículos anteriores de esta serie explicaban cómo los fabricantes determinan las horas de vida y cómo las horas de vida y las garantías son dos cosas diferentes. Este tercer y último artículo de la serie explica cómo puedes hacer que tus bombillas duren más. No podemos garantizar que duren 110 años (de hecho, casi podemos garantizar que no lo harán), pero siguiendo unos cuantos consejos puedes duplicar o triplicar fácilmente la vida de tu bombilla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las bombillas utilizan la misma tecnología, por lo que estos consejos no son válidos para todas ellas.

No la muevas! Las bombillas se calientan. Se calientan mucho. Y cuando el metal (que constituye el filamento de la bombilla) se calienta, se vuelve frágil. Cuanto más manipules una bombilla con un filamento frágil, más vibraciones sufrirás, lo que hará que el filamento sea mucho más propenso a romperse. Esto no se aplica sólo a la manipulación de la bombilla; también se aplica a la colocación. Cualquier bombilla instalada en un lugar que se mueve también se mueve. El movimiento de un ventilador de techo o el portazo de un frigorífico, aunque apenas se oiga, es la sentencia de muerte de una bombilla. Por este motivo, es posible que haya visto bombillas especiales con filamentos reforzados que se comercializan como «bombillas para ventiladores de techo» y «bombillas para electrodomésticos». Como habrás podido comprobar, esta regla sólo se aplica a las bombillas con filamentos, como las incandescentes y las halógenas.

Déjala encendida! Esto puede parecer contradictorio con el sentido común, pero no lo es. Cada vez que enciendes un interruptor, estás cargando la bombilla con energía. Ese pobre filamento se ve obligado a pasar de la temperatura ambiente a los 5.000º F en una fracción de segundo. Si lo haces demasiadas veces, el filamento se romperá literalmente por la presión. Esto también se aplica a las bombillas con balasto, como los fluorescentes lineales, las CFL y las lámparas HID. En el caso de un balasto fluorescente de arranque instantáneo, estás golpeando los cátodos del tubo fluorescente con 600 voltios cada vez que accionas el interruptor. Después de tantos ciclos de alimentación, la lámpara fallará. Sin embargo, ten en cuenta que aunque este truco prolongará la vida de tu bombilla, también podría aumentar tu consumo de electricidad.

Hazla funcionar a baja potencia. Este puede ser el verdadero secreto de la longevidad de la bombilla Centennial. Menos potencia significa menos calor, lo que se traduce en menos tensión en el filamento de la bombilla. Si vives en Estados Unidos, tu casa funciona a unos 110 V, así que si compras una bombilla de 130 V, le estarás dando un 15% menos de potencia de la que está diseñada para soportar (130 V – 15% = 110,5 V). Este principio puede ampliarse aún más con un regulador de intensidad. Cuando se regula una bombilla, se reduce la tensión suministrada al filamento de la bombilla, sometiéndolo a menos tensión. Esto también se aplica a la tecnología fluorescente, pero de una manera ligeramente diferente: A diferencia de un balasto de encendido instantáneo, un balasto de encendido programado suministra una tensión de arranque y un calor mucho menores a la lámpara. Si cambia a este tipo de balasto, podría prolongar la vida de sus bombillas fluorescentes en más de un 30%.

Por último, recuerde que el objetivo de alargar la vida de las bombillas, en la mayoría de los casos, es ahorrar dinero. ¿Realmente vale la pena hacer que esa bombilla incandescente dure para siempre atenuándola y dejándola encendida durante más tiempo? En muchos casos, es mejor cambiar a una CFL o LED más eficiente. Pero si eres un fan incondicional de las incandescentes, o quieres recrear tu propia bombilla centenaria, estos consejos te serán muy útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *